A LA PESCA DEL TIBURÓN MARTILLO

By | julio 27, 2011

Ya está aquí el verano en pleno apogeo. De nuestras aguas, algo más cálidas en este época del año, gozan los veraneantes que llegan a Lanzarote buscando sol,playa, descansoy relax. No obstante, algunostraen en mente disfrutar de alguna jornada de pesca.

A pesar de que ahora aparecen otras especies objeto de pesca, los primeros días de julio no comenzaron muy bien en comparación con el mes anterior, pero aun así se llego a sacar alguna que otra pieza que remarcar.

Habían sido varios los días que avistamos alguna aleta de cornuda (tiburón martillo) alrededor del Katfish, pero un día por falta de la carnada adecuada y otro por que desaparecía bajo las aguas antes de intentar su pesca, no hubo manera de poder verlo más de cerca.

Los tiburones martillo son una especie que por lo general suele juntarse en grandes grupos, pero a la hora de alimentarse lo hacen en solitario y en superficie, momento que se aprovecha para poder pescarlo. Es un lance apasionante…

Ya entrado el mes, con cielo gris y mar algo revuelto por los fuertes vientos alisios característicos de estas fechas, tocaba jornada de pesca de fondo y currican costero. Como siempre al zarpar tiramos las cañas de currican rumbo al punto de fondeo. A los pocos minutos de salir empezaron a sonar las chicharras. Para, para!!!.- gritó Louie, el marinero. Tres cañas a la vez!!! Se recogieron los carretes y tres nerviosos rayados se subieron a bordo. Buenos augurios… Llegados a la marca que el patrón estimó oportuna, se tiró el ancla y a pescar de fondo. La sonda marcaba pescado en el fondo pero se resistían a picar del calamar puesto de cebo. La primera chopa se hizo esperar. Al ver que seguíamos igual se decidió cambiar de marca momento que se aprovechó para almuerzar. Tuvimos alguna picada más de algunos bocinegros y cabrillas. De repente, cuando nadie se lo esperaba… TIBURÓNNN!!!.- gritó el patrón. La sombra y una gran aleta de tiburón se divisaban a unos cincuenta metros del Katfish. Prepara un rayado!!! El marinero raudo, cogió un rayado de los anteriores y le cortó un filete, que enganchó en un buen anzuelo, y al agua por popa. El patrón inició la maniobra para intentar poner la carnada cerca, para que la cornuda huela, vea y muerda tan suculento bocado, golosina para su paladar tan agresivo y voraz.

Tras varios intentos, el tiburón mordió y comenzamos a soltar carrete. El primer pescador no aguanto más de diez minutos con el bicho, hasta que sus brazos no dieron más de sí. Pasaron hasta diez pescadores sintiendo los tirones del escualo de alrededor de unos 150 kilos de peso. Por fin y tras una hora de una intensa lucha se consiguió acercar a popa donde ayudándonos de un cabo se le soltó el anzuelo y se le dejó libre de nuevo. Cámaras, fotos y aplausos reinaron en ese momento a bordo del barco.

Una experiencia inolvidable para muchos que no podrán borrar ni de sus cámaras ni de su mente en un largo tiempo.

TIBURÓN MARTILLO Click para ver video espectacular…

 


Leave Your Comment

Your email will not be published or shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>